CABEZAS HUECAS Y FALSAS AMIGAS


J sigue desaparecida.Su cara aparece en todas las redes sociales y en los carteles de todos los postes alrededor del colegio, de mi barrio, de los centros comerciales. Y ya. Y aunque su cara está en todas partes ella sencillamente no está. Es la cosa que más pienso.
Mentira. Lo que más pienso es la rabia que me da T, su supuesta “mejor amiga”. Una vieja que le quitó la palabra a J por celos. Claro, J la cagó traicionando su amistad solo porque el man que le gustaba a T al final le echo los perros a ella. Y el tipo ni se enteró de lo que hizo. Es la peor razón para acabar con una amistad, porque los levantes van y vienen, lo único que queda son los amigxs. Pero ni J ni T se enteraron a tiempo de eso. Tenía que pasar algo tan horrible como que J no aparezca para que la amistad le empezara a parecer lo más importante a T.
T intenta buscarme en el colegio. Yo la miro mal y sigo de largo. No parecía estar tan preocupada por J cuando la veía triste o con la mirada perdida. Ella podría haber sabido que le pasaba y no quiso hacerlo. Eso me da aún más rabia con el tema. Creo que D tiene razón cuando me dice que debo evitar a T. Todo el mundo sabe que T siempre se envidió la luz de su amiga linda y, simpática y superpopular y esa es la imagen que todos nos vamos a llevar cuando todo esto termine. Sorry. Hasta dicen que toda su actitud es una actuación. Yo no digo tanto, porque T no es un monstruo, pero no es fácil confiar en ella.

La hora de descanso últimamente ha sido dura para mí. Se me burlan las cabezas huecas por mi cambio y me persigue una falsa amiga. Creo que empiezo a amar la clase de Química con tal de no salir al patio a aguantar esa clase de cosas. Solo espero a que suene la campana y me pueda ir a mi casa, echarme la loción que me regaló mi papá y luego ir a escondidas a la casa de D a oírlo mientras se arregla su barba. No quiero escribir más por hoy…


Comentarios

Entradas populares